CIRA, ESPERANDO SU OPORTUNIDAD

CIRA hará en verano 6 años.

La conocemos prácticamente desde que era cachorro.

No es uno de esos casos de flagrante maltrato. Pero su vida la ha llevado a no tener trato con muchos humanos, a tener apego básicamente a su dueño.
Es una galguita estilizada y esbelta que se hace querer pero su amor te lo tienes que ganar con mucha constancia y afecto día a día.

Estuvo en nuestra casa unos meses, le cogimos mucho cariño y ella a nosotros también. Muchos sois ya los que sabeis que para soltar a un galgo debe existir mucha confianza y Cira llegó a correr a sus anchas sin ningún problema. Le encanta correr por el campo.

En Navidad llegó el momento de decirle hasta pronto. Encontramos una familia que quería adoptarla.
Pero los seguimientos no siempre van como nosotros queremos y Cira ha tenido que volver a casa.
CIRA es una galguita sana y con todo su protocolo veterinario completado.

Pensamos que el hogar ideal para ella sería en un entorno tranquilo y con otra mascota que la ayude a comprender que existe más de un humano que la querrá tanto como nosotros.

En casa no tenemos ningún problema con ella y puede convivir con gatos y otros animales.
Estamos preparando un vídeo para que la conozcais un poco más.

Anuncios

5 comentarios

  1. Somos un matrimonio que nos gustan mucho los animales, y en particular los perros y los gatos, pero no adoptamos ahora ninguno porque tuvimos un gato durante unos dieciocho años que era uno más de la familia, pero desgraciadamente tuvo su final, aunque una vida agradable. Hubo un intento de adoptar otro gato, pero creo que no estabamos preparados, ya por nuestra independencia, ya por que prácticamente estamos muy poco tiempo en casa y los animales que adoptas los tienes que cuidar como uno más. Mi hermana tiene dos galgos y cuando nos ven se vuelven locos de alegría. El galgo és un animal que se hace querer y es muy cariñoso, además de tranquilo y dormilón. Nunca te dá problemas y les encanta correr, y que los lleves a pasear. El trabajo que se hace en asociaciones como la vuestra, evita en muchos casos un final trájico para muchos de ellos, por ello hago un llamamiento para que se adopten más galgos. Es un pequeño sacrificio que realmente muy pronto se vé recompensado.

  2. Había leído en galgos 112 una carta de la familia de Burgos, diciendo que estaba muy bien adaptada, que es lo que ha ocurrido, con esa cara es imposible no enamorarse, ánimo Cira pronto tendrás un nuevo hogar definitivo.

  3. Me enamoro de todos los galgos que se cruzan por mi camino. Y quien no?

    Te miran con unos ojitos que te derriten el alma.

    En el periodo de adaptación es muy importante que el adoptante tenga un contacto muy directo con la familia que lo ha tenido en acogida, porque ésta es la que podrá guiar y dar los consejos adecuados para que la convivencia sea plenamente feliz.

    Pero, desfortunadamente, a veces no es así y quererlos con todo nuestro corazón no siempre es suficiente.

  4. Hace unos meses tuve un galgo que recogí del campo. Yo nunca había tenido perro, y lo veía tan desgraciado que lo puse en el circuito de adopciones, porque no soportaba quedarse solo, le daba miedo la fregona, las otras habitaciones…. poco a poco, el perro se fue adaptando, fue perdiendo miedo. La diferencia se marcó el día que decidí dejarle el comedero siempre lleno….. no digo que sea la panacea, digo que a ese perro le debían haber dejado encerrado sin comida, y le tranquilizaba tener el plato lleno. Ese perro se convirtió en la personificación de la alegría, y ahora es feliz en Alemania, y yo le echo muchísimo de menos.
    A lo que me vengo a referir, es que el período de adaptación es duro, para el perro y para el humano, porque los ves sufrir y no sabes que hacer, que hay que tener paciencia, preguntar, leer y finalmente ser un poco sicólogo, y que al final merece la pena siempre. Ahora que ya sé como va, estoy intentando atrapar otro galgo que hay por aquí, pero este me lo voy a quedar

  5. Cira está avanzando mucho, muchísimo.

    Hace unos días, otra “loca” por los galgos me aconsejó un remedio homeopático que había probado ya con algún galgo muy miedoso.

    Cira, después de 10 días de tratamiento intenso, deja que desconocidos le ofrezcan chuches y se las come de su mano, sube las escaleras de casa para buscarme cuando llevo mucho rato en el ordenador, entra y sale sin miedo al jardín (antes parecía que la tenías que “invitar” a hacerlo) y lo más importante: no sólo “mamá” puede sacarla a pasear, ahora “papi” también lo hace y no va tirando de la correa para ir a mi lado.

    Estos avances hacen que te ligues mucho más al galgo que tienes en acogida pero se que algún día, espero que no muy lejano, encuentre su hogar definitivo y … buf… cómo me va a costar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: